lunes, 2 de marzo de 2009

DETALLES QUE NOS LLENAN DE AMOR

,

Hace unos días recibí un correo que me parece muy interesante sobre todo para los que tenemos hijos y estamos trabajando que nos hará reflexionar, es por lo que quiero compartirlo con todos vosotros.

El ritmo de vida que llevamos, el estrés , los problemas .... a veces hace que no fomentemos y descuidemos las relaciones con la familia y los amigos.

Yo ,por mi profesión, he tenido que oir cantidad de veces a los padres decir que no tienen tiempo para dedicarle a sus hijos, que trabajan tantas horas, llegan tarde a casa, cansados y lo único que quieren es tumbarse en el sofá y descansar. Es cierto que los niños que tienen una atención en casa y sienten que los padres se preocupan por ellos suelen tener resultados más positivos en su rendimiento escolar que los que carecen de esa atención. Nos afanamos porque estén ocupados, por la mañana en el colegio y por las tardes las actividades extrescolares, clases de inglés, deporte,conservatorio.... Hay padres que no ven a sus hijos en todo el día como ocurre en esta historia.

Creo que debemos sacar tiempo para ellos, nuestros hijos deben saber que estamos ahí en cualquier momento, sentir nuestro amor aunque no estemos presentes.


UN NUDO EN LA SÁBANA...

En una junta de padres de familia de cierta escuela, la Directora resaltaba el apoyo que los padres deben darle a los hijos.

También pedía que se hicieran presentes el máximo de tiempo posible.


Ella entendía que, aunque la mayoría de los padres de la comunidad fueran trabajadores, deberían encontrar un poco de tiempo para dedicar y entender a los niños.

Sin embargo, la directora se sorprendió cuando uno de los padres se levantó y explicó, en forma humilde, que él no tenía tiempo de hablar con su hijo durante la semana.

Cuando salía para trabajar era muy temprano y su hijo todavía estaba durmiendo.

Cuando regresaba del trabajo era muy tarde y el niño ya no estaba despierto.

Explicó, además, que tenía que trabajar de esa forma para proveer el sustento de la familia.

Dijo también que el no tener tiempo para su hijo lo angustiaba mucho e intentaba redimirse yendo a besarlo todas las noches cuando llegaba a su casa y, para que su hijo supiera de su presencia, él hacía un nudo en la punta de la sábana.

Eso sucedía religiosamente todas las noches cuando iba a besarlo.

Cuando el hijo despertaba y veía el nudo, sabía, a través de él, que su papá había estado allí y lo había besado. El nudo era el medio de comunicación entre ellos.

La directora se emocionó con aquella singular historia y se sorprendió aún más cuando constató que el hijo de ese padre, era uno de los mejores alumnos de la escuela.

El hecho nos hace reflexionar sobre las muchas formas en que las personas pueden hacerse presentes y comunicarse con otros.

Aquél padre encontró su forma, que era simple pero eficiente. Y lo más importante es que su hijo percibía, a través del nudo afectivo, lo que su papá le estaba diciendo.

Algunas veces nos preocupamos tanto con la forma de decir las cosas que olvidamos lo principal que es la comunicación a través del sentimiento.

Simples detalles como un beso y un nudo en la punta de una sábana, significaban, para aquél hijo, muchísimo más que regalos o disculpas vacías.

Es válido que nos preocupemos por las personas pero es más importante que ellas lo sepan, que puedan sentirlo.

Para que exista la comunicación, es necesario que las personas "escuchen" el lenguaje de nuestro corazón, pues, en materia de afecto, los sentimientos siempre hablan más alto que las palabras.

Es por ese motivo que un beso, revestido del más puro afecto, cura el dolor de cabeza, el raspón en la rodilla, el miedo a la oscuridad.

Las personas tal vez no entiendan el significado de muchas palabras, pero saben registrar un gesto de amor. Aún y cuando el gesto sea solamente un nudo. Un nudo lleno de afecto y cariño.


VIVE DE TAL MANERA QUE CUANDO TUS HIJOS PIENSEN EN
JUSTICIA, CARIÑO, AMOR E INTEGRIDAD,
PIENSEN EN TI.

(autor desconocido)


Estos gestos de amor son tan significativos cuando no es posible la comunicación directamente entre familiares, amigos y parejas, porque hay situaciones en la vida que no nos permite estar cerca de nuestros seres amados incluyendo a nuestros amigos

Por esa razón establecer estos lazos o nudos como gestos de amor y como un indicador de que estas allí, de que piensas en esa persona, de que la amas, de que la recuerdas fortalecen aún más las relaciones

Una llamada perdida, un texto de móvil a móvil sin tantas palabras sólo un “hola” “te quiero” “una frase con un buen deseo”, un mensaje en el msm, una postal, una rosa, un detalle en cualquier día del año…estos detalles y gestos que representan ese nudo en la sábana nos fortalecen, nos llenan de amor, de seguridad, de energías y de cualquier otro noble sentimiento a tal punto que levantaría a un enfermo de una cama

…el amor es el sentimiento más noble y más fuerte que posee el hombre, es una poderosa arma para conquistar el mundo.


14 comentarios:

Rebeca Álvarez dijo...

Que bonito,me ha llegado al alma.Mis hijos tienen mucha suerte,al no trabajar,estoy con ellos a todas horas,son mi vida,mis entrañas y estaré a su lado hasta que no pueda mas,en mi casa se come y se cena todas juntos,se comenta los problemas del cole,me entero por sus profesores como van en clase e incluso ya tengo una amistad con ellos porque me ven mucho,todos los días hablamos comentamos lo que han hecho en clase,les ayudo en la medida de lo posible y ellos no tienen reparo en contarme todo,soy feliz porque son privilegiados de tener una familia unida,en muchas casas esto no existe y hay fracaso escolar,y muchas cosas malas que no cabrían en las manos.Un beso y muy emotivo.

Mari Carmen Rueda dijo...

Muchas gracias por tu comentario.Es muy importante la relación de padres e hijos y me alegro muchísimo que tu familia esté tan unida,eso influye en la actitud de los niños y su comportamiento en el cole.Los niños que viven dentro de una familia desestructurada tienen muchos problemas tanto a nivel educativo como personal.
Un beso.

MABANA dijo...

Gracias a Dios tuve la oportunidad de dedicarles el 200% de mi tiempo a los chicos mios...se que esto ha sido fundamental para ellos como para mi...somos muy unidos y los siento muy estables, muy maduros...ya que la vida me ha regresado con creces lo poco o mucho que les he dado...

Gracias Mary Carmen por enlazarme...eres muy linda

saludisimisimos

Mari Carmen Rueda dijo...

Mabana: es una gran suerte el poder dedicarle a los hijos el máximo tiempo posible,compartir con ellos sus ilusiones, alegrías, problemas...
una familia unida y estructurada es fundamental para la formación integral de los hijos.
Gracias por tu comentario. Un beso.

Fátima dijo...

Gracias por comentar mi blog.
Me alegro mucho leyendo tus posts! Sigue así...

Mari Carmen Rueda dijo...

Fátima: Veo que estás empezando en este mundo de los blogs, ánimo y sigue escribiendo, yo no suelo escribir mucho pero me entretiene.
Saludos.

Alfa79 dijo...

Mari Carmen:

En principio te diré que todo el post y su contenido están muy bien, pero de la teoría a la práctica hay un inmensísimo trecho.

Yo tengo dos hijas, una de 16 y otra de 8 años. Tanto mi mujer como yo estamos las 24 horas del día intentando darles todo el apoyo y cariño que se merecen.
Además, intentamos darles ejemplos constantes con nuestros actos y actitudes, como son la lectura diaria, el deporte, las atenciones y el orden del hogar, la solidaridad, el estudio, la educación (en todos los ámbitos), pero siempre es insuficiente.

Por muchos libros que Pinar y yo nos pongamos a leer, no hay forma de que nuestra hija mayor sea capaz de coger un simple libro entre sus manos.

Por desgracia, los hijos se dejan influenciar mucho más por sus amigos y compañeros de colegio que por sus padres.
Esto siempre ha pasado, pero cuando nosotros eramos niños siempre tomábamos ejemplo de nuestros padres. Y los obedecíamos.
De mi padre tomé varios ejemplos: la lectura del periódico diario, el deleite con un buen café y el trabajo siempre bien hecho. Con responsabilidad.

Qué difíciles son las nuevas generaciones.

Saludos y disculpa este comentario tan alargado.

Toni Sagrel.

Mari Carmen Rueda dijo...

Alfa79: Es verdad que de la teoría a la práctica hay un trecho, pero no hay que desesperar,el mantener la unión en la familia y el inculcar valores como respeto,tolerancia,
solidaridad,responsabilidad, educación (que tanto carece esta sociedad) al final obtendremos buenos resultados.
A veces nos invade el sentimiento de fracaso, de qué es lo que estamos haciendo mal, parece que lo que les decimos a nuestros hijos caen en saco roto, pero creo quelo que se vive y se siente dentro de la familia se queda en el recuerdo y cuando sean mayores espero que lo tengan como ejemplo.
Nosotros vivimos por y para ellos, y eso lo saben, lo que queremos es que sean personas de bien, y nadie los va a querer más que los padres aunque a veces les hagamos llorar.

Saludos para todos.

María dijo...

Mari Carmen:

Me ha encantado tu post porque has tocado un tema muy importante en este mundo actual en el que vivimos, y en el que la mujer, hoy en día trabaja y tiene que dedicar menos tiempo a los hijos.

Yo pienso también una cosa, que no sólo es importante el tiempo que estamos con los hijos, sino la intensidad de ese tiempo, porque también hay mujeres que no trabajan y están todo el día con los hijos pero les hacen menos caso por tenerles todo el tiempo a su lado, en cambio, cuando la mujer trabaja, lo que hace, es cuidar de ese tiempo del que dispone y lo intensifica estando más con los hijos.

Yo por ejemplo, el tiempo que paso con mi hija, lo utilizo para realizar actividades en común, por ejemplo, ir a la biblioteca, como el lunes que estuvimos allí, o al cines, como el jueve que estuvimos, o por ejemplo, a la hora de sus estudios procuro estar con ella para ayudarla.

En cambio, recuerdo cuando yo era una niña, que jamás estuve en el cine con mi madre, ni que ella me ayudara en los estudios, ni tampoco que fuera conmigo a la biblioteca etc etc, y sí, en cambio, ha sido mi madre de otra manera como se hacía en aquellos tiempos, como ama de casa, esclavizada en el hogar, como antes lo hacían todas. Aunque bien es cierto, que siempre la tuve a mi lado, cuando caía enferma me cuidaba y mimaba con todo su amor, y ahora, en cambio, yo muchas veces no puedo ir, con todo mi dolor de madre, con mi hija al médico y en cambio tiene que ir su padre, o no poderme quedarme con ella en casa cuando está enferma, y eso jamás me sucedió a mi de niña, era siempre mi madre la que me cuidaba y me mimaba.

Yo creo que son distintas épocas, y distintas circunstancias, pero la mujer debe tener su propia vida, porque los hijos, dejarán de ser niños y ellos vivirán su propia vida, y la mujer debe tener su trabajo e independencia y no tener que depender del marido.

Estoy de acuerdo con esos detalles que dices, porque son los más importantes, unas llamada, un beso, un abrazo.

Mari Carmen no me voy a extender más pero este tema da para mucho comentar, y tengo que decirte que me ha encantado.

No leo mi comentario te lo publico tal cual si hay algún error te pido perdón.

Un besazo.

Mari Carmen Rueda dijo...

María: Es cierto que los tiempos están cambiando, afortunadamente, la incorporación de la mujer al mundo laboral hace que le podamos dedicar menos tiempo a los hijos pero es importante que ese poco sea efectivo, que sientan que nos preocupamos por ellos, de su marcha en el cole, de sus problemas, de su vida.
Es verdad que nuestras madres no han trabajado fuera de casa y siempre se han ocupado de los hijos y de nuestros mayores, no tenían problema de dónde dejar a los niños cuando estaban enfermos, eran como muy bien dices esclavas del hogar y de los maridos porque eran los que aportaban el dinero a la casa. Gracias a que esto está cambiando y mañana que se celebra el dia de la mujer, luchemos por la igualdad en todos los ámbitos de la vida.
Un beso.

Tus-mundos dijo...

¡Qué bonito y qué verdadero!
He tenido la poca fortuna de que mi padre estuviera siempre trabajando y la suerte de que mi madre compensara su ausencia. Ahora, con la edad, lo entiendo y perdono esas faltas.
Me siento afortunada y si algún día tengo hijos, intentaré que sientan lo mismo.
Sería genial que en el cole nos hablaran con el sentimiento que tu texto transmite, Mari Carmen. Yo lo había leído pero viniendo de ti, me ha emocionado más.
Gracias por mostrárnoslo.
un beso muy fuerte, seño.

Tus-mundos dijo...

Uy, se me olvidó!
¡FELIZ DÍA DE LA MUJER!
:-)
Otro besote

El Pinar dijo...

He dedicado mucho tiempo a cuidar de mis hijas, he perdido trabajos para estar con ellas. Renuncié a realizarme y terminar mis estudios.

Ahora mi hija mayor casi ni me habla, hace unos días me dijo que quería dejar de estudiar...sólo tiene 16 años.

Me siento fatal Mari Carmen,no para de preguntarme que he hecho mal y por qué está pasando todo esto... en qué me he equivocado.
Uf estoy desesperada.

Mari Carmen Rueda dijo...

Pinar: es cierto que se sacrifican muchas cosas cuando tenemos hijos, lo hacemos todo por ellos, y cuando son mayores se darán cuenta.
No desesperes, intenta hablar con tu hija, ya sé que es un edad muy difícil, pero hay que hacerle entender lo importante que es tener unos estudios para conseguir un trabajo en lo que a uno le gusta y aún así, es muy difícil. Claro que hay trabajos pero en unas condiciones precarias y lo que queremos es que sean felices y lo mejor para ellos.
No te culpes por lo que haces o has dejado de hacer ,si está mal o bien,se hace lo que creemos conveniente en ese momento, creo que todos hemos pasado por esa situación, a esas edades parece que todos están cortados con la misma tijera, pero ánimo y siéntate un rato con ella.
Besos.