jueves, 19 de febrero de 2009

PERDIDOS EN EL OLVIDO

Acércale tu mano, te necesita.


¿Quién no tiene un conocido, un amigo o un familiar que padece la enfermedad de alzhéimer?

El alzhéimer, la enfermedad del olvido, donde estás vivo pero en un mundo donde se han apagado las ilusiones, sin aliciente, perdido en el pasado y en el presente. Haciendo referencia a los post de mi pluma de cristal y estoyquenopuedo sobre la vejez, es cierto que las arrugas y las canas no son las que te hacen ser viejo sino que depende del estado de ánimo, de las ilusiones, los sueños, las ganas de vivir pero la edad lleva asociado determinadas enfermedades que te envejecen.
No hay que temer el hacerse mayor ya que es un estado más de la vida sino a la enfermedad que te aniquila de un plomazo la voluntad, no eres consciente de lo que te rodea y vives en un mundo perdido, con la mirada ausente, sin controlar tu vida y dependiendo de los demás, con lo que tu vida se limita sólo a respirar.
Es muy triste y penoso el no reconocer a tus seres queridos, por los que tanto has luchado, tu pareja, tus hijos, tus nietos, tus amigos, no saber si es de día o de noche, si has comido o no, olvidar regresar a tu casa, repetir una y otra vez las mismas frases sin sentido....
Yo quiero envejecer con todas mis arrugas, con todas mis canas pero también con mis capacidades mentales intactas, con plena lucidez si no ......

Aquí os dejo alguna información sobre la enfermedad.

El alzhéimer es la causa más frecuente de demencia en los ancianos, se trata de un trastorno grave, degenerativo, producido por la pérdida de neuronas cerebrales. Afecta principalmente a las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje.

Cada vez se conoce más sobre la enfermedad, pero aún se desconoce la causa exacta de la misma y hoy en día no hay tratamiento eficaz aunque sí se pueden paliar sus efectos.

La demencia se está convirtiendo en uno de los problemas sanitarios más importantes de nuestra sociedad cada vez más anciana.
Esta enfermedad afecta a la persona en su habilidad para llevar a cabo las actividades diarias. Le puede afectar a la memoria a corto plazo como olvidarse de las cosas que acaban de suceder y a largo, como eliminar los recuerdos.

Entre los síntomas que nos hace pensar en la presencia de la enfermedad podemos citar:

-Incapacidad para aprender nueva información y recordar cosas del pasado.
-Dificultad para hacer las tareas habituales, olvidar guardar las cosas, manejar los electrodomésticos...
-Problemas con el lenguaje, presentan dificultades para encontrar las palabras correctas para expresarse.
-Desorientación en espacio y tiempo, se suelen olvidar del día en que viven y se pueden perder en trayectos tan simples y habituales como volver a casa.
-Descolocar las cosas, suelen situarlas en los sitios más disparatados.
-Problemas con el pensamiento abstracto, con el cálculo y los números.
-Cambios de humor y comportamiento.

No se sabe que es lo causa exactamente el mal de alzhéimer, ya que el envejecimiento del cerebro no se produce igual en todos los enfermos aunque los dos factores de riesgo más importantes son la edad y los antecedentes familiares.

La evolución de la enfermedad es muy variable mientras que en unos casos es muy rápida en otros el deterioro de las funciones intelectuales se prolonga más de 15 años. Los pacientes viven una media de 8 años tras el diagnóstico.

La enfermedad pasa por diferentes etapas:

En una fase inicial el paciente puede valerse para las actividades básicas pero necesita ayuda porque se produce una pérdida de la memoria y desorientación temporal espacial. En este periodo debe hacerse el diagnóstico y valorarse el inicio de un tratamiento con fármacos que podrán frenar la evolución de la enfermedad.

En una segunda fase el enfermo pierde fluidez en el lenguaje,capacidad de comprender lo que decimos y darle nombre a los objetos ,tiene dificultades para vestirse y necesita ayuda para las actividades cotidianas.

Y una última fase avanzada en la que no puede valerse por sí solo, necesita que le den de comer, que le limpien, que le muevan. Se pierde el contacto con el medio exterior y no pueden comunicarse ni responder a estímulos externos, caminan de forma errante y sin sentido, alteraciones del sueño. La rigidez muscular va apareciendo, con lo que los movimientos son más lentos y torpes. Al final los pacientes se quedan rígidos, mudos, no controlan esfínteres y permanecen postrados en cama.

Consejos para manejar al paciente:

-Es importante que los enfermos reconozcan su entorno, los cambios favorecen la desorientación y problemas de ubicación.
-Pueden perderse con frecuencia por lo que es necesario saber dónde están en cada momento.
-No tienen la sensación de hambre y sed por lo que hay que asegurarse que beben líquidos abundantes y que coman de forma adecuada.
-Que tengan actividad física al mayor tiempo posible, que camine o haga ejercicio regularmente.
-Favorecer las relaciones sociales visitando a amigos y familiares.
-Revisar el hogar en medidas de seguridad.
-Asegurarse de que toma la medicación regularmente.

Cuidado en una residencia.

El decidir ingresar a un familiar en una residencia o centro de estancia diurna puede resultar duro pero a veces es la mejor opción. Te invade el sentimiento de culpa, de frustración y nos sentimos mal por no poder llevar a cabo el papel de cuidador pero debemos pensar que es lo mejor para ellos y al igual que llevamos nuestros hijos a la guardería cuando son pequeños y no por ello los abandonamos igual ocurre con nuestros mayores, se trata también de una guardería pero de mayores.
A veces las casas no son lo suficientemente grandes para acoger al enfermo o la familia está trabajando y no puede atender al enfermo, por lo que una residencia o centro de estancia diurna es una buena alternativa ya que en estos centros existe personal cualificado, medios físicos y materiales para atenderlos de la forma más adecuada.


12 comentarios:

Tus-mundos dijo...

Ellos se pierden y se olvidan pero ahí estamos nosotros para cuidarlos y recordarlos. Desgraciadamente lo he vivido con mi abuela, sé lo duro que es y sólo nos queda una: aceptarlo.
Muy bueno tu post, seño. Un abrazo y mucho ánimo.
De una 'trota-mundos' con corazón.
:-)

Mari Carmen Rueda dijo...

Gracias Tusti por tu comentario.Me alegra que estés por aquí, ya te he fichado.
Es cierto que ellos están perdidos y para eso estamos nosotros, es una obligación moral y gratitud por todo lo que ellos han hecho por nosotros y ojalá todos tuviesen un familiar para cuidarlos porque desgraciadamente no todos se sienten queridos y arropados.
Un beso.

María dijo...

Gracias Mari Carmen por hacer referencia a mi blog, en este post tan interesante que va dedicado a las personas que padecen esta terrible enfermedad, y sobre todo, a esas personas tan importantes que están al lado de ellas, como en el caso tuyo, y que me recuerdas mucho a una amiga mía que también padece su madre esta terrible enfermedad, y que yo le dediqué hace tiempo un post en mi espacio privado, y que hoy te le dedico a ti con muchísimo cariño.


"HOMENAJE A UNA GRAN AMIGA MÍA,
POR ESTAR VIVIENDO LA GRAN ENFERMEDAD DE UN SER QUERIDO SUYO"

Hoy tú no eres tú, porque tú no eres persona, no tienes capacidad de pensar, aunque sientas, aunque escuches, aunque oigas, aunque veas, aunque vivas, y estés ahí, no me escuchas mis gritos, no me ves mis lágrimas, no me sientes sufrir, no te das cuenta de que vivo para ti.

Tu vida no es vida, no me hagas no vivir, te quiero con toda mi alma pero no me hagas sufrir viéndote así, sigues siendo todo para mí pero yo no soy todo para ti porque tú moriste hace muchos meses dejándome sola con tu compañía pero sin tu persona.

Aunque sigas teniendo sentidos, aunque sigas estando presente ya no estás aquí conmigo para aconsejarme, para quererme, para protegerme, para ayudarme en el día a día, tu persona solo es cuerpo y llanto para mí.

A pesar de tu olvido, yo ahora..... como tú hiciste conmigo antes.... y hasta el final de tus días...... yo te cuidaré, te protegeré y te querré como mejor lo se hacer y con todo el amor de mi corazón, aunque tú me estés viendo y no sepas quién soy.


Un beso enorme Mari Carmen y espero que te haya gustado.

María dijo...

Mari Carmen ¿me das permiso para copiar la imagen que tienes al lado derecho de la violencia en la que dice que sino se atreve a denunciarlo denuncialo tu? me parece muy buena y me gustaría ponerla en mi blog, pero sólo si tú me das tu permiso.

Otro beso.

María dijo...

Muchas gracias Mari Carmen, voy ahora misma a colocarla en las paredes de mi blog, es muy buena.

Rebeca Álvarez dijo...

Que bonita entrada,me ha emocionado mucho,como te comente mi abuela padece esta enfermedad desde 1998 y cada vez es peor,no saber que soy su nieta,me da dolor de corazón pero ahí la tengo y aunque no nos conozca tengo su calor y su recuerdo,cuando me sentaba a su lado contándome historias cuando era ella pequeña,mis hijos ya la conocieron con la enfermedad y bueno se lleva pero con el alma partida,Un beso.

Nefer dijo...

Una enfermedad triste que va apagando la vida de las personas... mi abuelo tenía alzheimer.. me he acordado de él al leer tu post.

Besillos.

Mari Carmen Rueda dijo...

Rebeca: Veo que conoces la enfermedad porque te ha tocado de cerca y es la única forma de saber lo duro que es para el cuidador, ya que el enfermo no es consciente de la dependencia de los demás.

Nefer: Sí que es triste, sí. Ellos viven en su mundo, su vida depende de los demás y aunque no nos reconozcan necesitan sentir el cariño de los que le rodean. Yo no quisiera llegar a una edad muy avanzada, la herencia es un factor de riesgo y tengo muchas papeletas.

Muchas gracias por vuestros comenterios.

Alfa79 dijo...

Mi agradecimiento Mari Carmen por acordarte de este tema -en el que todos podemos encontrarnos, antes o después- y que pasa muy desapercibido, a pesar del gran número de personas y familias implicadas.

El contenido, las causas, los consejos, los cuidados, etc., para leer y no olvidar.

La vida digna se alcanza con la plena conciencia y la libertad de movimientos. La vejez es sólo un concepto abstracto.

Resulta que llevo unos días leyendo algunos blogs y me quedo perplejo por la insensibilidad que se cuece en muchas personas.
Sólo existe el ego, el yo y el super-yo. Lo demás y los demás, les importan un bledo.

Gracias amiga por tu compromiso solidario.

Toni Sagrel.

Mari Carmen Rueda dijo...

Alfa79: Es un tema que me toca muy de cerca, cuando convives con la enfermedad es cuando te das cuenta de lo dura que resulta ser. Es muy penoso ver cómo un ser querido se va apagando poco a poco, está ahí pero su vida no es vida desde el momento que no es consciente de sus actos.
Debemos cuidarlos y protegerlos, se lo debemos, ya ellos lo hicieron con nosotros en su momento.Es cierto que hay personas que se desentienden de sus mayores pero allá su conciencia, según lo que siembres así cosecharás.
Saludos.

Fátima dijo...

Precioso tu post! Pásate por mi blog, por favor.

María dijo...

Mari Carmen, venía a ver si tenías un nuevo post, pero te dejo mis saludos deseándote una feliz tarde.

Un besazo.